Alerta por el brote de ébola en la República Democrática del Congo

Por Walter Calabrese*

 

El país africano sufre un nuevo brote de ébola en la región noroeste, afecta a las áreas rurales de Iboko y Bikoro y la zona urbana de Mbandaka. El Ministerio de Sanidad congolés lleva registrado 58 casos, de los que ya hay 22 muertes.

El llamado de atención para las autoridades sanitarias fue la muerte de dos pacientes que huyeron del centro que habían instalado Médicos Sin Fronteras en la ciudad de Mbandaka. Estos pacientes infectados por el virus escaparon de la cuarentena y preocupa el no saber con cuántas personas pudieron haber tenido algún contacto, situación que podría dificultar la tarea de contención desplegada en el territorio.

Luego de este incidente, el coordinador de emergencias de una ONG en Mbandaka, Henry Gray, afirmó que están comunicando a la población la importancia de acercarse a los centros sanitarios para seguir los tratamientos y cómo se producen los contagios. Además, sostuvo que “la hospitalización forzada no es la solución a la epidemia”

Por otra parte, el ministro de sanidad del Congo, Oly Ilunga, en un comunicado admite que la prioridad es “reforzar las acciones de comunicación comunitaria para sensibilizar a la población de los síntomas y de la importancia de acudir al centro médico de forma inmediata, y respetar las medidas de cuarentena”. El funcionario admite, además, que “hay mucho miedo y confusión sobre la enfermedad en las comunidades afectadas”

La comunidad internacional ha acudido con mayor rapidez que en epidemias anteriores. Pero lo que inquieta más es la fragilidad del sistema sanitario congolés, que a pesar de ser el país donde se descubrió el virus del ébola hace 42 años y luego de haber sufrido nueve epidemias, no ha sido capaz de prevenir y detectar el nuevo brote de manera eficaz. Otros investigadores sostienen que el virus podría haberse expandido de manera silenciosa y oculta durante meses.

Las autoridades locales iniciaron el proceso de medidas preventivas habituales, el lavado de manos, las restricciones de contacto físico, no hacer traslados por lugares desconocidos, el uso de guantes, mascarillas y trajes especiales para médicos y auxiliares sanitarios, junto a una campaña de sensibilización a la población con recomendaciones para que no consuma carne de animales salvajes y que todos los entierros de las víctimas sean supervisados por personal especialmente entrenado para ello.

Informe de Euronews

Momento decisivo para el control del brote de ébola

La mayor preocupación de las autoridades sanitarias es la llegada del virus a una zona urbana como la ciudad de Mbandaka, capital de la provincia de Equateur, en donde viven 1,2 millones de habitantes. Esta situación, supone para la Organización Mundial de la Salud (OMS) “una nueva fase de la epidemia y un mayor riesgo de contagios”. Por ello, la OMS ha enviado a 30 expertos para realizar la búsqueda y seguimientos de contactos de los pacientes infectados. “La llegada del ébola a una zona urbana es muy preocupante y la OMS y sus socios trabajan juntos para intensificar rápidamente la búsqueda de todos los contactos del caso confirmado”, informó a la agencia France Press el doctor Matshidiso Moeti, Director regional de este organismo para África. Esos contactos se elevarían a unas 300 personas. “Es una evolución preocupante, pero ahora tenemos mejores herramientas que nunca para combatir el ébola”, añadió el director general de la OMS, el etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus.

También, Médicos sin Fronteras está trabajando en las zonas afectadas y ha abierto dos salas de aislamiento, una de diez camas en el hospital de Bikoro y otra de cinco en el de Mbandaka, y avanza la construcción de otros dos centros de tratamiento.

Informe Médicos Sin Frontera

Ocho respuestas sobre el Ébola

Campaña de vacunación

El lunes 21 de mayo comenzó la vacunación, en primera instancia, se les aplicaron a 600 personas. Para ello, 4.000 dosis están siendo trasladadas desde Kinshasa hasta la ciudad de Mbandaka y la localidad de Bikoro, al noroeste del país. Desde 2015 se vienen haciendo ensayos clínicos en Guinea y Sierra Leona con resultados positivos, pero esta campaña será la prueba final para saber si es efectiva en todos los casos. La vacuna rVSV-ZEBOV, basada en una cepa específica de Zaire aún no está homologada, había sido desarrollada por el Laboratorio Nacional de Microbiología de Canadá. La rVSV-ZEBOV se puso a prueba en Guinea y Sierra Leona durante la epidemia de 2014-2016 y luego fue comprada por la compañía farmacéutica Merck, que hasta hoy tiene los derechos.

En esa crisis, el 100 por ciento de las personas vacunadas no desarrolló la enfermedad, recordó en estas jornadas el ministro de Salud congolés, Oly Ilunga, destacando que los efectos secundarios que se registraron fueron menores. No obstante, es importante remarcar que en ese entonces la vacuna se aplicó en la etapa final del brote y todavía la eficacia real de esta medicación debe ser aún comprobada. Pero la urgencia de la epidemia, catalogada por Médicos Sin Fronteras como “fuera de control” por haber llegado a una ciudad de más de un millón de habitantes, indica que es necesario enviar más medicamentos. Por ello, está previsto que a la brevedad lleguen a la República Democrática del Congo otras 3.600 dosis.

El origen de la epidemia del ébola

Fue descubierto en 1976, el virus ébola se encuentra en la naturaleza de varios países de África central y occidental. Se estima que el hábitat del virus son algunas especies de murciélago que pueden contagiar a otros animales o a seres humanos (zoonosis) y a partir de allí iniciar un brote. Entre las personas se transmite por contacto directo con la sangre y fluidos corporales de alguien enfermo. Los primeros síntomas que aparecen son muy similares a los de la malaria o la gripe, pero en una segunda etapa produce hemorragias graves que pueden terminar con la muerte del paciente.

La epidemia de ébola más cruenta comenzó en diciembre de 2013 en una aldea de Guinea y fue formalmente declarada en marzo de 2014, la cual afectó en particular a todo a este país, Liberia y Sierra Leona, además de algunos casos en Malí y Nigeria. Las cifras finales de la epidemia fueron contundentes, más de 25.000 contagios y 11.000 muertos. En esa ocasión, la OMS tardó más de tres meses en declarar la emergencia internacional, lo que motivó que se retrasara la respuesta sanitaria mundial. Esta demora, agravó la dimensión de la expansión del brote de ébola y las consecuencias de ello se tradujeron en un elevado número de víctimas.

Luego de esa nefasta experiencia, la OMS ahora ha reaccionado tempranamente, se ha hecho cargo de la vacunación en la ciudad de Mbandaka, mientras que Médicos Sin fronteras lo hace en la zona rural de Bikoro.

Informe Antena 3 Noticias

El origen del ébola y sus epidemias más graves

*Analista Internacional

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *